10 may. 2010

JUAN A. JIMÉNEZ

 No rompas el silencio, si no es para mejorarlo.

No hay comentarios: